Entradas

En El Matadero Frigorífico El Navazo creemos firmemente que un buen sistema de la trazabilidad conlleva utilizad tanto para el cliente como para la empresa.

Controlar todos los aspectos de la carne de cerdo, a lo largo de la cadena de producción es uno de nuestros principales objetivos diarios. Gracias a nuestras avanzadas tecnologías y a la buena labor de nuestros profesionales, tenemos la capacidad absoluta de realizar un seguimiento exhaustivo del producto, desde que los cerdos llegan a nuestras instalaciones hasta que el cliente recibe su pedido.

Nos gusta ser fieles a nuestros clientes y por ello, nuestro trabajo está realizado de manera correcta y segura siguiendo todos los pasos que nos indica la ley que regula la trazabilidad a rajatabla: Reglamento nº 178/2002 del Consejo y del Parlamento Europeo.

En El Matadero Frigorífico El Navazo creemos que un sistema de trazabilidad bien aplicado al final, proporciona a nuestros clientes toda la información sobre la carne porcina que están adquiriendo, además de transmitirles una seguridad alimentaria porque saben que la manipulación de la carne de cerdo ha sido correcta en todas las partes de la cadena de producción.

Estar en posesión de la Norma ISO 22000 de Sistemas de Gestión de Seguridad Alimentaria también no da más credibilidad en este aspecto tan importante en el mundo de la producción alimentaria.

La trazabilidad alimentaria, además, nos aporta la capacidad de encontrar y seguir el rastro de un producto. Así, un buen sistema de trazabilidad nos permite tirar del hilo para encontrar el origen de cualquier problema de seguridad alimentaria. Es como «nuestro detective» para poder llevar a cabo una «reconstrucción de los hechos».

En El Matadero Frigorífico El Navazo llevamos a cabo un exquisito control de los datos obligatorios en la etiqueta del producto cárnico; nuestro sistema de trazabilidad relaciona con entradas y salidas el producto porcino.

El objetivo de este sistema es garantizar que la carne se mantenga en buenas condiciones higiénicas a lo largo de estos pasos y, por supuesto, dar la máxima información para generar la máxima confianza en nuestro clientes.

A la hora de comprar un jamón ibérico debemos tener claro qué necesitamos mirar para acertar con la pieza idónea. Es importante conocer las características de lo que realmente estamos buscando y así, no equivocarnos en una adquisición de la pieza porcina ibérica perfecta. 

En el Matadero Frigorífico El Navazo te vamos a dar una serie de claves para que sepas qué y dónde mirar la información más importante de un jamón o paleta de cerdo ibérico. 

Desde el año 2014 existe una normativa para mejorar y facilitar al consumir datos específicos de cada jamón ibérico, lo que supuso una ventaja para el consumidor a la hora de saber elegir la pieza ibérica deseada al mejor precio posible

Para ello, tenemos que fijarnos por un lado, en las bridas y por otro, en las etiquetas de los jamones y paletas. Aunque el código de colores de la brida nos ayuda a clasificar el tipo de jamón ibérico rápidamente, una etiqueta siempre nos va a ayudar gracias a todos los detalles que se muestran en ella. 

La brida es una etiqueta de plástico que llevan, de manera obligatoria, todas las paletas y los jamones ibéricos, debajo de la pezuña, para ser identificados y clasificados correctamente:

BRIDA NEGRA: Cuando un jamón tiene una brida negra, esto quiere decir que estamos ante los jamones ibéricos de más calidad porque son jamones 100% ibéricos de bellota.

BRIDA ROJA: Cuando un jamón ibérico tenga una brida roja quiere decir que es un jamón ibérico de bellota, aunque no sabemos si es al 75% o al 50%. Para ello, podemos consultar la etiqueta, donde seguramente sí que viene identificado.

BRIDA VERDE. Una brida verde significa que estamos ante un jamón ibérico de cebo de campo que puede tener diferentes porcentajes de ibérico. Para identificarlo, deberemos hacer lo mismo que en el caso anterior, mirar la etiqueta.

BRIDA BLANCA: La brida blanca identifica a los jamones ibéricos de cebo.

La etiqueta de un jamón ibérico es diferente a la brida y también nos aporta información muy importante al consumidor. En ella aparece toda la información complementaria y necesaria: porcentaje de ibérico, si es DOP, los certificados de calidad, ingredientes, etc.

Identificar la etiqueta es muy fácil; se trata de una vitola que se sitúa encima del jamón o de la paleta ibérica.

En el Matadero Frigorífico El Navazo nos gusta poner las etiquetas bien identificadas y de manera minuciosa, en todos nuestros productos registrando el porcentaje de ibérico así como el registro sanitario. Una etiqueta bien configurada y con la información adecuada, siempre garantiza la mejor calidad y nos aleja de cualquier problema indeseado.

Ya sabes: A la hora de comprar un jamón ibérico, es muy importante que estés bien informado y desde El Matadero Frigorífico El Navazo estamos encantados de haberte ayudado. 

Dicen que es de recibo ser agradecido…y así nos sentimos en el Matadero Frigorífico El Navazo: altamente agradecidos por permitirnos pertenecer, desde este año, al listado selecto de las 500 medianas empresas excelentes de España. ¡Todo un lujo!.

El pasado día 29 de noviembre recogimos el sello de empresa CEPYME500 muy preciado por empresas que, como El Navazo abogamos día a día por el crecimiento empresarial en todos los aspectos. Este distintivo nos incluye en el anuario de compañías nacionales líderes tanto en buenos resultados, como en la capacidad para generar valor añadido, empleo, innovación y proyección internacional.

Especializados en la transformación y la comercialización de la carne de cerdo ibérico, contamos con las homologaciones necesarias para exportar carne porcina a la mayor parte de países del mundo apostando, diariamente, en la innovación de nuestro trabajo y de nuestras instalaciones.

Agradecemos a CEPYME y CONFAES ( su representante en Salamanca), que después de haber tomado como referentes indicadores de crecimiento constante, solvencia, potencial de innovación y de proyección internacional; hayan considerado que el Matadero Frigorífico El Navazo merece lucir el sello de CEPYME500.

Pero a pesar de todo, nuestro trabajo excelente no termina… Con el esfuerzo diario de todo el equipo de El Navazo hemos logrado marcar la diferencia en el camino que lleva a este reconocimiento exitoso; pero nuestro afán de superación y perfección en nuestra labor nos hará seguir adelante con más dedicación, si cabe.

Si hemos logrado alcanzar este escalón, imaginaos que es lo que podemos alcanza en un futuro…

Un buen jamón ibérico obtiene un sabor único después de haber pasado por un largo y delicado proceso de curación. Además, en El Matadero Frigorífico El Navazo somos conscientes de la importancia que tiene en la calidad de la pieza, el proceso completo de la curación que comprende desde el sacrificio del cerdo hasta que llega a su cliente.

Después de que los animales porcinos hayan pasado un exhaustivo control llevado a cabo por nuestro equipo veterinario, y de que el sacrificio se haya realizado con todos los pasos obligatorios y según la normativa vigente; pasamos a realizar el corte noble de las piezas de jamón ibérico de cerdo. Posteriormente, llevamos a cabo el proceso de salazón en el que estudiamos la granulometría de la sal para obtener jamones y paletas finales de reconocida calidad. Seguidamente realizamos el secado de las piezas para reducir la cantidad de agua que proviene de ellas. Se trata de un secado lento durante varios días en condiciones de alta humedad relativa y temperaturas muy bajas que faciliten la difusión de la sal a través de la masa cárnica. En El Matadero Frigorífico El Navazo tenemos una capacidad de 1.000.000 piezas para el secado y la curación de los jamones y paletas.

Como parte de nuestro trabajo diario controlamos a cada minuto todos los factores y los procesos para tener la seguridad de obtener un producto ibérico de calidad. Y por ello, el control exhaustivo de la humedad idónea, así como de la temperatura nos conduce al camino del éxito y la excelencia de nuestros jamones y paletas.

Todo este proceso de curación de los jamones lo realizamos integrando las más avanzadas tecnologías y manejando los mejores parámetros de calidad y seguridad alimentaria. Cuidamos la conservación específica de todas y cada una de las piezas de jamón para garantizar una calidad premium a nuestros clientes.

En El Matadero Frigorífico El Navazo combinamos esta experiencia en la curación de los jamones de cerdo, con la mejor de las tecnologías y los mejores profesionales del mercado.

Sin duda…todo ello nos lleva a nuestro éxito.