Entradas

Como se suele decir, vamos a empezar por el principio y definir la palabra umami: es un vocablo de origen japonés que significa «delicioso sabor» o «sabor agradable» (umai-delicioso, mi-sabor). 

Además, antes de ahondar más en el tema es interesante señalar que una de sus características principales es que provoca secreción salival, no sacia y aumenta el hambre. 

Está claro que la mayoría de nosotros no tenemos problema para distinguir sabores dulces, salados o amargos. ¿Pero sabías que desde hace unos años se tiene en cuenta otro sabor en esta escala del gusto?…

A principios del siglo XX, un investigador japonés, Kikunae Ikeda, descubrió que la sopa japonesa tradicional no tenía gusto ni salado, ni dulce, ni amargo. Tenía un sabor distinto al que había que ponerle nombre: así surgió el umami. Tras varios experimentos, lo separó y aisló y encontró que este componente era glutamato, un aminoácido muy positivo que liberan ciertos alimentos; y entre ellos el jamón ibérico

Hoy, desde el Matadero Frigorífico el Navazo queremos hablarte de este gusto mucho menos conocido pero sin duda, uno de los más presentes en los alimentos y por lo tanto, en toda nuestra dieta. 

Pero centrémonos en el jamón ibérico. Este producto porcino contiene umami de forma natural, y este componente es el que se encarga de realzar el sabor tan intenso y agradable de este manjar de marca española. Por cierto, por este motivo es por el que se suele añadir, a muchas recetas gastronómicas, el hueso del jamón para realizar los caldos. Es una forma natural de potenciar el sabor del resto de ingredientes que se usen. 

Se cree que este quinto sabor se percibe en la parte más amplia de la lengua, concretamente en la mitad del órgano, mientras que el dulce y el amargo se nota más hacia la parte posterior y la punta de la misma. 

Cabe destacar que existen estudios que consideran que el Umami activa y envía señales al cerebro a través del nervio vagal, provoca placer y nos hace sentir que lo que comemos es sabroso y deseable. Además, el alto consumo de glutamato monosódico se relaciona con un peor desarrollo de enfermedades como el Alzheimer, la depresión, el autismo o la esclerosis múltiple. 

Por lo tanto, una vez más encontramos un motivo excelente para consumir un buen jamón ibérico. Desde el Matadero Frigorífico El Navazo te aseguramos que este producto del cerdo; es una de las piezas porcinas que contiene más concentración de glutamato natural.

Por ello, el umami en el jamón es un sabor útil de retrogusto prolongado. Su ingesta induce a la salivación cuando lo consumes y provoca una sensación suave en la lengua que estimula la garganta, la parte trasera de la lengua y el paladar. 

La responsable es la proteína de la carne de cerdo, que se degrada por la acción de enzimas proteolíticas transformándose de esta forma en aminoácidos y glutamato. Por tanto, este quinto sabor puede darse en mayor o menor medida dependiendo del tiempo de curación de los jamones y las temperaturas máximas y mínimas a las que se han expuesto, entre muchas otras circunstancias.

La propia palabra umami, que como hemos dicho significa sabor agradable y se emplea en la mayoría de los casos para productos verdaderamente exquisitos…y siempre que aparezca este adjetivo como no; estará presente nuestro jamón ibérico

En el Matadero Frigorífico El Navazo una vez más estamos orgullosos de ofrecer salud y calidad.

Sabemos que España se ha posicionado como el tercer país exportador de carne porcina a nivel mundial. Solamente están por delante Alemania y EEUU.

Es evidente que este puesto se ha conseguido como resultado de un gran esfuerzo. El sector porcino español aboga por la calidad del producto y por un modelo de trabajo sostenible y respetuoso con el medio ambiente siguiendo los cánones que marca la Unión Europea: Concretamente, en El Matadero Frigorífico El Navazo trabajamos diariamente porque así sea.

Como consecuencia de este gran empeño y, gracias a la utilización de los mayores avances tecnológicos e innovadores, el sector del cerdo ha logrado disminuir en un 28% la huella hídrica relativa a la producción de un kilo de carne porcina, entre 1990 y 2020. Apostando continuamente por la sostenibilidad, España pretende alcanzar en 2050 el 40% menos respecto al año 2020

Además, cabe destacar y valorar de manera muy positiva, datos tan buenos como que el agua total consumida en 2020 por el sector porcino supone solo el 0,05% del total disponible en nuestro país. Sin duda, un dato espectacular. 

Por lo tanto, estamos en el buen camino: según varios estudios, en el año 2030 podríamos haber empleado un 10% menos del agua que se dirige a este sector en la actualidad. ¡Vamos a por ello!

Esta buena senda está repleta de nuevos proyectos basados en el desarrollo de tecnologías orientadas a seguir consiguiendo esta reducción de la huella hídrica tan significativa.

En el Matadero Frigorífico El Navazo trabajamos a diario para aportar  nuestro granito de arena en este aspecto. Realizamos una labor profesionalizada, innovadora y muy respetuosa con los animales y el medio ambiente. Cumplimos al máximo con las leyes que impone la Unión Europea; una normativa exigente con el  objetivo de asegurar el bienestar animal y el compromiso con la sostenibilidad medioambiental.

También vamos a señalar que a la hora de calcular la huella hídrica hay que tener en cuenta tres valores:

  • Agua azul: procedente del agua de los ríos, pantanos, lagos y acuíferos; es decir, la superficial o subterránea consumida en toda cadena de producción de un producto.
  • Agua verde: la que proviene de las precipitaciones, queda retenida en el suelo y permite la existencia de la vegetación natural.
  • Agua gris: el volumen de agua contaminada asociada a la producción de bienes y servicios.

Un estudio realizado de manera global en el año 2010 por un equipo de investigadores en la Universidad de Twente (Holanda) concluyó que el agua verde es el componente mayoritario en la huella hídrica de la producción de carne de cerdo suponiendo un 82% del total, seguido del agua gris con un valor del 10% y del agua azul con un 8%. 

En El Matadero Frigorífico El Navazo enfocamos gran parte de nuestro esfuerzo laboral a conseguir este objetivo hídrico marcado para el año 2050. 

Sin duda, queremos que nuestros clientes sigan alimentándose con productos porcinos de calidad… dejando la menor huella hídrica posible.

¿Quién no se ha preguntado alguna vez cuál es el color idóneo de una buena carne de cerdo? ó ¿Por qué algunas piezas del cerdo son más rojas que otras? 
La respuesta a la segunda pregunta te la contamos ya mismo: por la mayor o menor cantidad de mioglobina en los músculos del animal porcino en concreto.  

En cuanto a la primera respuesta, vamos a recordar antes de seguir con la explicación, que la carne de cerdo se considera roja y blanca. Sí, choca; pero así es. Ya te lo habíamos contado en otro blog. Su clasificación cambia según la edad del porcino, la cantidad de ejercicio que haya hecho el animal y la pieza que vayamos a degustar: por ejemplo si nos referimos al solomillo ibérico hablamos de una carne roja,  pero si se trata de un lomo es carne blanca. 

Pero, independientemente de la pieza de cerdo ibérico de la que estemos hablando, hoy desde el Matadero Frigorífico El Navazo queremos informarte sobre la mioglobina, la proteína culpable de proporcionarle a la carne del animal un mayor o menor tono rojizo. 

De manera equivocada, y quizás por la semejanza del color, podemos pensar y asociar que esta proteína circula por la sangre; pero no es así: simplemente se fija en las células del tejido originando ese color púrpura que conocemos. Posteriormente, cuando la proteina en cuestión se mezcla con el oxígeno, se convierte en oxiomoglobina y dará lugar a una carne de color mucho más brillante. El resto de intensidad rojiza se la proporciona la hemoglobina, que se encuentra, principalmente -ahora sí- en la sangre que circula por todo el cuerpo del cerdo, aunque después del sacrificio podemos también encontrarla en pequeñas cantidades por algunos tejidos. 

Por lo tanto, desde el Matadero Frigorífico El Navazo te contamos que podrás distinguir el color de la carne de un cerdo ibérico más viejo porque tendrá un color rojo-rosa más oscuro, debido a que la mioglobina aumenta con la edad del animal. Además, unos músculos que se hayan ejercitado más, también serán siempre más oscuros; lo que explica que dentro del cerdo puede haber variación en el color de sus músculos. Por ello, la carne del cerdo ibérico siempre tendrá una tonalidad de rojo suave brillante cuando esté más fresca.  

Ahora bien…¿Cuál es la causa del color grisáceo en la carne de cerdo curada?

Debes tener claro que la exposición de la carne a la luz y al oxígeno causa oxidación lo que supone el rompimiento de los pigmentos formados durante el proceso de curación: estos factores externos contribuyen a este rompimiento químico y al deterioro microbiológico del producto. El curado como el nitrito (que aparece por oxidación biológica), cambia químicamente el color del músculo. Por ello, la carne cruda del cerdo ibérico es menos rosa pálido que la carne del animal cocida y curada. 

Además, también es interesante que sepas que el color de la carne de cerdo también varía si está envasada al vacío. Eso sí: cuando la carne está protegida con los empaques de plástico que permiten el paso del oxígeno ayuda a que los cortes de la carne retengan más su color brillante inicial. 

Así que ya tienes una clave más para elegir una buena carne de cerdo ibérico: debe tener un color rosado o rojo pálido, según la parte que sea.

En el Matadero Frigorífico El Navazo queremos que distingas a la perfección una carne porcina de calidad. 

Para nosotros la calidad de nuestros productos es una obligación.

color de la carne de cerdo también varía si está envasada al vacío. Eso sí: cuando la carne está protegida con los empaques de plástico que permiten el paso del oxígeno ayuda a que los cortes de la carne retengan más su color brillante inicial. 

Así que ya tienes una clave más para elegir una buena carne de cerdo ibérico: debe tener un color rosado o rojo pálido, según la parte que sea.

En el Matadero Frigorífico El Navazo queremos que distingas a la perfección una carne porcina de calidad. 

Para nosotros la calidad de nuestros productos es una obligación.

El papel de los veterinarios en un matadero es esencial para garantizar el bienestar animal y la salud pública

En el Matadero Frigorífico El Navazo somos conscientes de la importancia de la labor de estos profesionales en nuestro sector, controlando todo el proceso de nuestra cadena de trabajo. El profesional veterinario contribuye a garantizar el abastecimiento alimentario seguro, interviniendo de forma integral en todo el proceso de la producción de carne de cerdo ibérico proporcionando a nuestros clientes productos sanos, seguros y de calidad.

Los veterinarios están presentes, en nuestras instalaciones, desde la llegada de los cerdos hasta que obtenemos los diferentes productos porcinos de su carne, con el objetivo de asegurar que sólo será apta para el consumo humano aquella que no presente ningún riesgo para la salud del consumidor. Los veterinarios controlan, de primera mano, la descarga de los cerdos de los camiones; la densidad de animales logrando un espacio adecuado y  verificando, además, que el sacrificio se hace de manera correcta cumpliendo con lo que obliga la normativa europea.

Tenemos que recordar que entre la medicina humana y la medicina animal casi no existen líneas divisorias. Diferentes estudios han corroborado que dos de cada tres enfermedades son compartidas por los animales y las personas. Por lo tanto, el veterinario es un actor imprescindible e incuestionable en la estrategia de control de los productos del cerdo para el consumo humano. Por ello, otra de sus labores fundamentales es descartar la presencia del parásito de triquina en la carne del cerdo (triquinosis): se toma una muestra de músculo, preferentemente del pilar del diafragma del animal, músculo intercostal o maseteros, para examinarla y comprueba que el animal no está infectado del este parásito. Asimismo, el veterinario examina el canal del animal sacrificado y sus vísceras para verificar la ausencia de otras patologías como cisticercosis, tuberculosis o hidatidosis. Una vez se tenga la confirmación positiva de estos profesionales podemos proceder a la elaboración de los productos cárnicos, manipulando a los animales, de forma higiénica y garantizando la prevención de riesgos para las personas que finalmente consumirán el producto del cerdo ibérico. 

Por ello, la vigilancia veterinaria es absolutamente estricta en el respeto de las condiciones de estancia, manejo y sacrificio de los animales, así como en la manipulación de los productos cárnicos porcinos y en la expedición de las certificaciones para la exportación de nuestros productos porcinos, aplicando las políticas que se exigen en la normativa de la Unión Europea en materia de seguridad alimentaria.

En El Matadero Frigorífico el Navazo contamos con los mejores veterinarios como pilar fundamental en nuestro trabajo diario, con el fin de que los productos del cerdo lleguen al mercado con los mayores niveles de calidad y seguridad, cumpliendo cien por cien con todas las normas y estrategias adecuadas.

Hoy recordamos que en el Matadero Frigorífico el Navazo disponemos de la planta de sacrificio, y de despiece más moderna y eficiente de España. Nuestras instalaciones están dotadas con la más alta tecnología al servicio del proceso, la trazabilidad y la seguridad alimentaria. Además, contamos con una flota de vehículos refrigerados y homologados para asegurar el transporte puntal con las máximas garantías.

Sin duda, todos y cada uno de los miembros de esta empresa trabajamos, diariamente, para obtener una calidad total y una excelencia empresarial; no sólo por ofrecer unas características óptimas en los productos del cerdo -que obviamente también- sino, además, para desarrollar sistemas de gestión de esa calidad, buscando una mejora continua de todos los procesos que llevamos a cabo en cualquiera de las áreas del matadero. La excelencia exige nuevos conocimientos y habilidades y en El Navazo somos muy conscientes de ello. Tanto es así que, constantemente, luchamos por conseguir una suma sobresaliente de todas nuestras actuaciones:

-Diariamente, enfocamos nuestra labor a la excelencia de nuestro trabajo y a la satisfacción del cliente y entregamos valor a la cadena de proceso y suministro del producto del cerdo.

-Usamos adecuadamente todos los recursos y protegemos el medio ambiente procurando el menor impacto en el ecosistema.

-Controlamos todos y cada uno de los procesos de nuestra labor ofreciendo un ambiente seguro a nuestros trabajadores. Los espacios de trabajo son una parte clave de nuestra cultura empresarial.

-Estudiamos mejoras y soluciones creativas a los problemas. La innovación forma parte de nuestro ADN.

Todas y cada una de las zonas de nuestras instalaciones han recibido y están sufriendo constantes innovaciones. En el Matadero Frigorífico El Navazo estamos dispuestos a cambiar y mejorar continuamente para adaptarnos a las exigencias del cliente y del mercado nacional e internacional. Por ello, hemos y estamos llevando a cabo una digitalización e implantación de sistemas de trazabilidad de nuestros productos porcinos, así como la incorporación de sistemas de intercambio electrónico de datos para la gestión de pedidos, albaranes y facturas. En la empresa abogamos por un proceso de transformación constante y para ello contamos con un gran respaldo de certificaciones y homologaciones (como reflejamos en nuestra web) que nos permiten ser más competitivos. Organismos cualificados avalan los procesos y la calidad de nuestros productos del cerdo.

En el Matadero Frigorífico El Navazo, practicamos, constantemente, actualizaciones en los procesos de calidad de nuestro trabajo con el objetivo de mejorar en nuestros estándares.

La búsqueda continua de innovación y conocimientos son claves en nuestra próspera y creciente empresa y la EXCELENCIA es nuestro máximo objetivo.

La reproducción del cerdo ibérico está envuelta en unas cuantas curiosidades dignas de conocer y desde El Matadero Frigorífico El Navazo te las vamos a contar. 

Comenzamos resaltando que el mejor momento para llevar a cabo la reproducción porcina depende del ambiente y del estado físico del animal, pero la madurez sexual de los cerdos suele situarse después de los seis meses de vida del animal. Es verdad que aproximadamente a esta edad ya son fértiles y tienen su primer celo; pero aún así se recomienda esperar hasta los ocho o diez meses de vida para asegurar una cría mucho mejor.

Para que una cerda reproductora se insemine es necesario que se encuentre en estro. Es en este momento fisiológico de la hembra cuando se sitúa el celo que suele durar 2 o 3 días pero es curioso que también dependa de si la hembra es primeriza o no. 

El método para saber si el animal porcino acepta copular es utilizar al cerdo macho para olfatear. Pero desde El Matadero Frigorífico El Navazo te queremos contar otra método infalibre, y es que si se presiona el lomo de la cerda y ésta se queda inmóvil, es signo de que encuentra en celo. Curioso, ¿verdad?.

Las parideras tienen lugar en la mayoría de las explotaciones porcinas, dos veces al año: Junio y diciembre: para hacer coincidir las necesidades de los animales con los recursos naturales de la dehesa, especialmente la bellota cuando los cerdos posean una edad y peso adecuado. Algunas explotaciones llegan a tener hasta tres o cuatro parideras. Y ahí va una primera curiosidad: la gestación tiene una duración de tres meses, tres semanas y tres días.

Eso sí, para saber si la cerda está preñada o no hay que esperar unas tres semanas después de haber sido cubierta por el macho. De manera natural lo indicará la ausencia o la vuelta del celo, aunque también se le puede realizar una ecografía diagnóstico pasados 25 días desde la cubrición.

Desde el momento en el que se confirme el embarazo de la cerda se tomarán más cuidados y medidas en su alimentación. De la nutrición del animal dependerá en buena medida, el provecho que se saque a su vida reproductiva. La alimentación de la cerda gestante se reforzará mucho más hacia los 90 días de gestación para maximizar el crecimiento de los fetos en esta etapa.

También es curioso saber que a pesar de que lo ideal sería que las cerdas pudieran criar indefinidamente, no sucede así. Éstas cada vez que paren tienen camadas más pequeñas y, normalmente, con una tasa mayor de mortalidad. Por esta razón, las cerdas son utilizadas con fines reproductivos durante seis o siete partos, aproximadamente. Cuando pasa este tiempo, las hembras porcinas menos prolíferas son destinadas al matadero. Cuando se produce el parto suelen nacer ocho lechones más o menos. El primer mes se alimentarán exclusivamente con la lactancia materna. 

Es interesante, también, la rapidez con la que cogen peso estos cerdos. Desde El Matadero Frigorífico El Navazo te contamos otra curiosidad de la cría porcina: cada lechón puede pesar al nacer entre 700 y 1000 gramos pero a los tres meses pueden llegar a pesar unos 25 kilos. 

Lo cierto es que este sector del cerdo no deja de sorprendernos y son muchos los datos curiosos que se ubican a su alrededor. 

La producción porcina está distribuida por todo el mundo y en las últimas décadas ha experimentado un fuerte incremento; con excepción de algunas regiones que por motivos culturales y religiosos no la incluyen en sus rutinas alimentarias.

La carne de cerdo ha sido objetivo de cierta cantidad de tabúes por parte de los consumidores, que tenían una visión equivocada y la consideraban un producto de baja calidad. Pero esta idea preconcebida y asentada en nuestra sociedad ha desaparecido.

Hay que señalar que, de manera errónea, como se ha demostrado a través de los últimos años; durante mucho tiempo la carne de cerdo estuvo cuestionada y se hacían afirmaciones como, por ejemplo, que tiene un alto contenido en grasa, o que tiene mucho colesterol o, incluso, que causa enfermedades; pero gracias a muchos estudios científicos se ha permitido al consumidor acceder a una información veraz que le da a conocer la calidad nutricional de este tipo de alimento.

Hoy, desde El Matadero Frigorífico El Navazo queremos hacer incapié en las características positivas y nutricionales que posee el alimento que proviene del cerdo y, por lo tanto, las ventajas de incluirlo en la dieta sana y equilibrada de nuestra familia. 

Según señala la Interprofesional de Porcino de Capa Blanca de España (Interpoc), durante los últimos años la evolución en las mejoras tecnológicas destinadas a la alimentación del animal y a la producción de carne de cerdo ha originado una disminución de riesgos para el consumidor. De este modo, en la actualidad la carne porcina ofrece un 31% menos de grasa, un 10% menos de colesterol y un 14% menos calorías que hace unos años. Así, 100 gramos de carne de cerdo aportan, aproximadamente 110 calorías, una cantidad equiparable a una porción del mismo peso de algún pescado. 

            Además, es importante tener en cuanta que Igual que otros alimentos de origen animalla carne de cerdo tiene colesterol pero en cantidades adecuadas que no tiene ningún efecto negativo sobre los niveles de colesterol en la sangre de las personas sanas.

Además, te queremos recordar que el producto porcino posee proteínas de alta calidad ( con aminoácidos esenciales como la lisina), aporta vitaminas B1, B3, B6 y B12, hierro, riboflavina y ácido pantoténico. Por lo tanto, el valor nutritivo de la carne porcina la sitúa como uno de los alimentos más completos para el ser humano.

Así, desde El Matadero Frigorífico El Navazo te informamos, una vez más, que la carne de cerdo es una gran fuente de nutrientes esenciales para el organismo, y que nuestro esfuerzo diario se dirige a conseguir que nuestros productos mantengan un altísimo nivel de calidad. 

Nuestro cliente…siempre es nuestra razón de ser. 

La actividad del sector porcino y del sector primario en su conjunto tiene una gran responsabilidad en la lucha contra el cambio climático, pero también es necesario tener muy presente que somos un sector estratégico fundamental por nuestra función social, económica y vertebradora del medio rural, y que nuestro objetivo final no es otro que ofrecer productos del cerdo seguros, sanos y de calidad para alimentar a nuestros clientes como se merecen.

En la actualidad, las empresas del sector porcino estamos absolutamente comprometidas con la lucha contra el cambio climático. En El Matadero Frigorífico El Navazo hemos potenciado, especialmente los sistema y procedimientos de gestión de los impactos medioambientales derivados de nuestra actividad diaria, así como la transparencia informativa en cuanto a la materia de conservación medioambiental y de sostenibilidad; como la disminución del uso del agua con un resultado muy positivo en la de la energía o las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI). 

En cualquiera de los trabajos que realizamos a lo largo y ancho de los 64.000 m2 de instalaciones que disponemos y que hacen de nosotros la planta de transformación y procesado de cerdo ibérico más grande del mundo, somos conscientes de la importancia de la Naturaleza, y de la magnitud y de los impactos ambientales generados por esta actividad. Por ello, decidimos llevar a cabo la implantación de un sistema de gestión ambiental bajo la Norma ISO 14001.  Con ella pretendemos proteger el medio ambiente con el uso responsable de cada uno de los recursos naturales que utilizamos en nuestra labor diaria. Además, en El Matadero Frigorífico El Navazo estamos comprometidos con el establecimiento de mejoras y alcance de objetivos ambientales, cumpliendo los requisitos legales y añadiendo aquellos políticas que sean aplicables; como programas de formación de reciclaje para enriquecer las cualificaciones de todos los trabajadores de nuestra empresa

En El Matadero Frigorífico El Navazo somos conscientes de que el planeta tiene una emergencia climática y, con el esfuerzo de todos, debemos aportar soluciones, mientras somos la respuesta a la falta de mataderos, dotados de los medios requeridos, para afrontar las exigencias de calidad a la hora de distribuir y exportar carne de porcino.

Podemos presumir de que apostamos, diariamente, por un modelo de producción exigente en la protección del medio ambiente. 

Todos y cada uno de los días del año debemos procurar que nuestra gente mayor lleve una alimentación variada y apetecible, con alimentos que puedan masticar fácilmente y de gran valor nutricional. Pero es evidente que, en estos momentos de pandemia del Covid_19, en los que las personas mayores son más vulnerables al contagio, su alimentación recobra todavía mucha más importancia. Para ello, se recomienda consumir entre 4 o 5 raciones de carne magra a la semana de origen animal, como, por ejemplo, el lomo o el solomillo de cerdo. Este alimento es de gran calidad nutricional para incluir 2 ó 3 veces por semana en el contexto de una dieta variada y equilibrada para las personas de más edad. Además, su gran versatilidad gastronómica, permite multitud de cocinados sencillos, de fácil masticación y digestión, lo que implica que es una carne adaptada a todas las edades y a todos los gustos, aunque es evidente que se debe respetar las cantidades recomendadas para el resto de alimentos, las cuales se pueden consultar de forma visual y sencilla en la Pirámide de la Alimentación Saludable de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC).

Desde el Matadero Frigorífico El Navazo queremos recordar que el impacto de la malnutrición en este grupo de población supone, tanto si se trata de personas sanas como si tienen patologías establecidas, un riesgo mayor de contraer enfermedades, así como la aparición de deterioro cognitivo, anemias, una aceleración de las enfermedades degenerativas…etc. De hecho, en las personas mayores la alimentación cumple una función preventiva muy importante.

También es interesante destacar que, el proceso de envejecimiento de las personas afecta a la función digestiva, reduciendo la absorción intestinal de los nutrientes y pudiendo, así, ocasionar en los ancianos mayores cuadros de desnutrición, aun cuando éstos requieran una menor cantidad de energía y, como consecuencia, necesiten comer menos y más sano. Por ello, en El Matadero Frigorífico El Navazo nos preocupamos porque nuestros y vuestros mayores consuman un alimento porcino propio para su alimentación saludable y trabajamos todos los días para que nuestros productos del cerdo tengan la mayor calidad.

La carne de cerdo es una fuente importante de proteínas de alto valor biológico. Contiene aminoácidos esenciales y totalmente necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Del mismo modo contiene minerales como hierro, selenio y zinc y vitaminas del grupo B, especialmente la B12, todo ello beneficioso para la alimentación de las personas mayores.

Finalmente, no debemos olvidar una última recomendación de los expertos en nutrición: una alimentación equilibrada y saludable, en la que efectivamente tienen cabida los productos del cerdo, debe acompañarse con la práctica diaria de ejercicio, de tal manera que la energía (calorías) ingerida se equilibre con la actividad diaria.

En El Matadero Frigorífico El Navazo apostamos por un producto excelente incorporado a la buena alimentación de todos nosotros: desde los más pequeños a nuestros mayores.

La carne de cerdo aporta a los más pequeños de la casa una cantidad de nutrientes muy variada, necesarios para un sano y adecuado crecimiento.

Todos sabemos que, durante estos días de confinamiento originado por la crisis del Coronavirus, la alimentación sana y algo de actividad física ayudará a los niños a disminuir su nivel de estrés y ansiedad provocada por la falta de «libertad» durante el aislamiento en sus casas. Los pequeños necesitan correr, necesitan salir para rebajar su ansiedad…pero también, desde El Matadero Frigorífico El Navazo te recomendamos que tus hijos lleven una alimentación sana y equilibrada, que proteja su sistema inmune y que les ayude a reducir este nivel de estrés tan desfavorable para su buena salud.

En el marco de un patrón de alimentación equilibrada y mediterránea, es recomendable que los niños consuman todos los grupos de alimentos, adecuando la dieta a la situación de cada uno. Así, y como explican los expertos en nutrición infantil, te recomendamos que la ración media de carne para los más pequeños de entre 4-10 años sea de, aproximadamente 80-100 gramos y de 120 gramos para niños entre 11 y 16 años.

Actualmente, y en referencia a la inclusión de la carne de cerdo en la alimentación infantil, SEDCA (Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación) indica que, se puede usar un truco, como norma general para calcular una ración media infantil adecuada: un filete de carne porcina del tamaño de la palma de la mano del niño, con el grosor de un dedo índice. La recomendación de inclusión de esta carne se encuentra en torno a 2 raciones al día, alternada con otras carnes magras y otras fuentes proteicas como legumbres, pescado o huevo.

Desde El Matadero Frigorífico El Navazo, te contamos que en un menú saludable y equilibrado para la población infantil, la carne de cerdo, sobre todo si es fresca, tiene cabida dentro del grupo de proteínas, proporcionando al niño las vitaminas y minerales necesarios para ayudar a cubrir sus necesidades nutricionales. Los más pequeños se encuentran en una continua síntesis y recambio proteico en su organismo, por lo que su necesidad de consumir proteínas es muy elevada. En la alimentación infantil es una pieza fundamental para que los niños obtengan todos los nutrientes fundamentales para un correcto crecimiento y desarrollo. Pero no sólo esto: la carne porcina aporta minerales esenciales como el calcio, necesario además de para el crecimiento; para el desarrollo de los huesos. Así, desde El Matadero Frigorífico El Navazo te contamos que la carne de cerdo es rica en vitamina B y D. La primera es importante porque ayuda al metabolismo energético normal y, además, interviene en el normal funcionamiento del sistema nervioso. La segunda vitamina contribuye a la absorción del calcio.

En tiempos de cuarentena obligada por la crisis del Covid_19, la relación emociones-nutrición es clara, ya que, según explican los expertos, en momentos de inestabilidad emocional somos más propensos a consumir alimentos grasos y procesados, y probablemente, hacemos extensiva esta mala praxis a nuestros hijos. Esta actitud no es positiva en ningún aspecto puesto que provocamos un exceso de grasa en la dieta diaria que no nos permitirá encontrarnos bien a la larga, ni psicológica ni físicamente.

Por ello, en El Matadero Frigorífico El Navazo abogamos porque en tu hogar llevéis a cabo una dieta saludable de manera continua y, además, trabajamos todos los días para que la carne de cerdo incluida en tu dieta y en la de tus hijos sea de la mayor calidad posible.

Nos preocupamos por ti y por los tuyos.