Entradas

¿Sabías que el jamón ibérico implica varias características que se clasifican por dos criterios?

Criterio 1: La Alimentación.

En primer lugar, se tiene en cuenta el tipo de alimentación que el animal recibe a lo largo de su vida.

Según este criterio tenemos 3 tipos de jamón ibérico:

El jamón de cebo, que proviene de aquellos cerdos alimentados exclusivamente a base de piensos de cereales y de legumbres. Por lo tanto, es el jamón de un animal que no se ha criado en libertad, sino en granjas.

El jamón ibérico de cebo de campo se obtiene del porcino que ha vivido en libertad y que se ha alimentado a base de pastos naturales y también de pienso.

El jamón de bellota es el producto de mayor calidad. Sin duda es el producto estrella de la marca España. Proviene de un cerdo criado en libertad en las dehesas de la península y su alimentación se basa en pastos naturales y bellotas.

Criterio 2: La Raza.

El otro criterio de clasificación de los cerdos ibéricos se basa en la raza.

Cuando un jamón es ibérico 100% es porque sus progenitores son también 100% ibéricos.

Sin embargo, si un jamón es 75% ibérico significa que procede de una madre 100% ibérica y de un padre que solo lo es al 50%.

Y en tercer lugar, en otras ocasiones el porcentaje de ibérico depende del cruce que tenga una hembra porcina 100% ibérica con un macho de raza Duroc.

Es cierto, que también se podría hacer una clasificación de los jamones ibéricos por su tiempo de curación. De este modo se distinguen entre las piezas curadas hasta en 24 meses y aquellas que se han curado en 48 meses…

El jamón ibérico es uno de los productos más exquisitos de nuestra gastronomía y nos sirve para crear jugosísimos platos y aperitivos.

Vale la pena prestar atención a estas observaciones para asegurarnos de que no nos equivocamos al elegir una pieza ibérica, al fin y al cabo su precio suele ser elevado y no podemos arriesgarnos.

Por eso hoy, desde El Navazo, hemos querido contarte estos importantes matices, así la próxima vez que compres un jamón ibérico será más difícil que te equivoques y te aclararás más fácilmente con la información de sus etiquetas.

Y es que… por si todavía tienes alguna duda, en El Navazo ¡todo lo hacemos pensando en ti!

Lo primero que tenemos que recordar cuando degustamos la carne del cerdo ibérico, es que su calidad no es mera casualidad.

Muchos de nosotros no somos expertos en el arte de cortar un buen jamón. Pero esto no puede suponer un hándicap para disfrutar de este manjar de marca española.

Desde el Matadero Frigorífico El Navazo te recomendamos no perder la ocasión de comer un buen jamón por el hecho de no tener gran habilidad para cortarlo.

Mucha gente cuando escucha jamón siempre lo asocia a la pierna entera, pero no tiene porqué ser así.

Hoy en día existen los paquetes de jamón ibérico loncheado para que puedas disfrutar de este producto en cualquier ocasión, así como de su aroma y sabor en todo su esplendor.

Además, queremos ofrecerte unos consejos para que, a pesar de estar envasado, no pierda su textura, su aroma y su sabor.

Así que vamos allá:

En primer lugar contarte que si ya has comprado un jamón entero, lo mejor es que te lo corte un buen charcutero en lonchas muy finas para envasarlo al vacío. Sin duda, de esta manera tendrá una excepcional conservación.

Cuando ya tengas el jamón ibérico loncheado y envasado al vacío deberás conservarlo en el frigorífico para que mantenga una temperatura ideal, de entre 5º C y 2ºC. Recuerda que si lo congelas puede perder alguna de sus propiedades.

Cuando vayas a consumirlo, desde el Matadero Frigorífico El Navazo, te recomendamos sacarlo de la nevera, aproximadamente con 30 minutos de antelación. De esta manera, la grasa aflorará poco a poco y se recuperará el sabor íntegro del jamón ibérico. Además, para que el producto porcino mantenga todas las características organolépticas, la temperatura del ambiente tiene que ser de 20ºC-24ºC. Pero sino hubieras tenido tiempo de sacarlo del frigorífico con tanta antelación, no te agobies; puedes utilizar un truco: sumerge el sobre unos instantes en agua templada y después deja que el jamón respire durante unos minutos. Eso sí; no se te olvide secar el sobre antes de abrirlo, para que éste no se humedezca.

Una consejo más: para cerciorarte de que el jamón ibérico esté a la temperatura correcta y poder disfrutar de él como te mereces, comprueba que su grasa infiltrada tenga un tono transparente.

Si es así; entonces es el momento de disfrutar de este súper producto porcino; relájate y saboréalo a tope.

En El Navazo nos esforzamos para que tu paladar disfrute de este delicioso manjar.

Lo primero que tenemos que recordar cuando degustamos la carne del cerdo ibérico, es que su calidad no es mera casualidad.

En buena parte esta característica proviene de las condiciones innatas de este tipo de porcino: la sudoración natural o su desarrollado olfato sin duda, le otorgan a todos sus productos una exquisita calidad, acompañada de altos valores nutricionales y por lo tanto de un alto valor de salubridad.

Pero también, en el Matadero Frigorífico El Navazo, somos conocedores de la importancia que tiene en esta destacada calidad; el comportamiento del cerdo ibérico en el campo abierto o dehesas y, posteriormente, la buena práctica en la transformación de su carne en productos ibéricos. 

Comencemos hablando del olfato. Es el sentido más desarrollado de este animal; mucho más que la vista y que el tacto. Aunque se le acerca mucho al oído. El cerdo ibérico tiene por costumbre oler de una manera muy concreta. Suele hozar: continuamente roza su hocico contra aquello que investiga. De esta manera escaba en la tierra para localizar gran parte de su alimento. 

Además, es crucial en la calidad de sus productos el tiempo que dedica a buscar su comida: alrededor de siete u ocho horas. Es muy curioso: las bellotas hacen que los cerdos ibéricos realicen recorridos de entre diez y quince kilómetros. Todo un maratón diario. 

Por otro lado, en cuanto a la sudoración hay que señalar que el cerdo ibérico no tiene glándulas sudoríparas como los seres humanos. Su sistema de regulación de la temperatura hace que jadeen y saliven con asiduidad. Por este motivo, habrás escuchado que estos animales están  buscando siempre los lugares frescos y las sombras que se originan bajo las encinas y los alcornoques. Además les gusta retozar en los riachuelos y en las charcas de barro ( de ahí la expresión “estás como un cerdo” cuando “estás muy sucio”). Esto lo hacen para evitar, de manera natural, la deshidratación de su organismo. Esta curiosidad también influye en que la búsqueda de alimento la realicen cuando la temperatura es más baja. Ello explica que el cerdo ibérico suela comer a primera hora de la mañana y al anochecer, y durante las estaciones de otoño e invierno; época en la que se desarrolla la famosa montanera

Por lo tanto, es así como este tipo de porcino  se alimenta de manera espontánea y siguiendo las órdenes naturales de su cuerpo; lo que influye de manera decisiva en el sabor, el color, la textura y el aroma de los jamones y demás productos ibéricos. 

Como curiosidad, desde el Matadero Frigorífico El Navazo queremos contarte que los cerdos criados en la dehesa se alimentan, la mayor parte del tiempo, en grupos. Se estimulan unos con otros, para buscar el alimento y comer las bellotas, raíces y hierbas en manadas.  Esta es la base para, después en nuestro matadero, obtener los mejores productos ibéricos: desde el jamón de bellota hasta cualquiera de los otros manjares que extraemos de este preciado animal de marca española.

Recuerda: siempre pensando en ti, buscamos la calidad.

Ya sabemos que en el campo de la alimentación la seguridad y la inocuidad de los alimentos es un elemento prioritario. 

Así es, y así lo entendemos en el Matadero Frigorífico El Navazo, donde en cada una de las etapas del procesado de carne de cerdo ofrecemos soluciones que van desde la norma ISO 22000, hasta protocolos específicos de distribución como BRC (Global Standard for Food Safety) o IFS (International Food Standard).  

El protocolo BRC sirve, entre otros aspectos, para reforzar la seguridad alimentaria, facilitando el cumplimiento de la legislación pertinente, a través de auditorías homogéneas y asegurando la transparencia y rigurosidad de  los sistemas de certificación. 

Se lleva a cabo un “sistema de Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (APPCC)” que unido a nuestro firme compromiso desde la dirección por la seguridad alimentaria garantiza la puesta en el mercado de productos porcinos saludables.

Por su parte, la norma IFS garantiza la legalidad, seguridad y calidad de los productos del cerdo, asegurando una comunicación organizada entre todas las partes interesadas así como el suministro transparente y la rigurosidad en los sistemas de certificación, mediante evaluaciones de control de calidad. 

Por lo tanto, es evidente que la posesión de ambos sellos proporciona la máxima confianza a los consumidores. 

En el Matadero Frigorífico El Navazo hemos actualizado nuestra política de inocuidad y calidad alimentaria porque todos los profesionales que formamos parte de esta empresa tenemos el compromiso y la obligación de contribuir positivamente en el desarrollo de la organización. 

En El Navazo sabemos que debemos disponer de sistemas que identifiquen y controlen los peligros que puedan afectar a la seguridad alimentaria de la carne porcina y por ello, el equipo directivo de la empresa se ha comprometido, una vez más, a ello. 

Tanto es así que, previo consenso con los diferentes niveles de la Compañía, la Dirección ha decidido liderar, una estrategia de crecimiento más eficaz: “desarrollar, implementar y mantener un sistema de gestión que contemple los requisitos de seguridad alimentaria y calidad establecidos” en las citadas normas IFS y BRC.  

Por supuesto, estos requisitos incluyen cumplir con las peticiones de los clientes, así como con los reglamentos de aplicación en nuestra actividad diaria.

De este modo queremos garantizar una cultura de seguridad alimentaria en nuestra empresa, así como asegurar la calidad de todos nuestros productos y, para ello, por supuesto, llevaremos a cabo una comunicación interna y externa fluida y transparente.

Los productos de El Navazo son inocuos, legales y auténticos, y por ello, asumimos la total responsabilidad ante nuestros clientes.

Recuerda: siempre pensando en ti. 

Quizás muchas veces te has preguntado qué pasa con el cerdo ibérico durante los meses de verano. Pues hoy desde el Matadero Frigorífico El Navazo te contamos que la temporada estival es fantástica para el desarrollo y el crecimiento de sus músculos y huesos. 

Cuando llegan los meses de calor es cierto que la comida escasea en las dehesas. Pues esta circunstancia es óptima para la cría del cerdo ibérico, que durante la montanera ( octubre-febrero) tiende a sufrir una sobre ingesta de alimento. 

Como te hemos contado en alguna ocasión el porcino ibérico, durante esos meses de otoño e invierno, crea mucha cantidad de grasa con mucha facilidad. En este aspecto, no sólo influye la gran cantidad de bellota y de hierba que come, además hay que tener en cuenta que ya de por sí tiene más grasa que otras razas porcinas

Pero es durante los meses del verano cuando el animal se desarrolla morfológicamente, es decir, su esqueleto crece y toma forma sin añadir más grasa a su cuerpo. De ahí la famosa expresión utilizada por los ganaderos: “dejar que el cerdo estire”. Es decir, el cerdo ibérico en esta época quema grasas que había acumulado durante los meses anteriores. 

¿Dónde reside el beneficio?

De esta manera, el animal alcanza de forma más lenta su peso ideal con un desarrollo óseo y morfológico más adecuado. Sin duda, una excelente preparación para llegar a la montanera con una situación ideal después de un caluroso verano. 

En este momento el cerdo recuperará la grasa por la alimentación rica en ácidos grasos que le aportará la gran cantidad de bellotas que va a ingerir. 

Durante los meses de calor las dehesas se encuentran en letargo esperando la llegada del otoño. Tras una temporada de altas temperaturas y mucha sequía, las primeras lluvias del otoño limpian el aire y hacen que la hierba comience a crecer y a mediados de octubre la dehesa empezará a revivir. Esta será la fase fundamental de la crianza del cerdo ibérico. Los árboles volverán a crear su fruto y las bellotas empezarán a caer. La vida para estos animales se volverá bastante más fácil. Por lo tanto, el engorde del animal será natural gracias a la abundancia de bellota, hierbas y plantas que va a ingerir mientras pasta en libertad por las miles de hectáreas de la dehesa.

Pero mientras llega esta época más ideal, los cerdos ibéricos pasan el verano buscando la sombra y las charcas y riachuelos repartidos por la dehesa para refrescarse. Así se explica que el calor y la falta de alimento hacen de este animal de marca española un ser vivo ansioso por hallar comida y por ello, en esta época, mucho más receptivo a la presencia del hombre. ¿Curioso verdad?

Recuerda que esta selecta alimentación, junto con el continuo ejercicio que realizan todos los días, hará que el sabor y la textura final de su carne sea súper especial. 

En el Matadero Frigorífico El Navazo recibimos, entre otras razas,  cerdos ibéricos criados de esta manera. Todas estas circunstancias, y el esfuerzo de nuestro trabajo diario, dan como resultado un jamón de bellota 100% ibérico y de excelente calidad. 

Siempre pensando en ti.

Todos sabemos que la sostenibilidad implica realizar una actividad continuada sin desperdiciar los recursos naturales y sin maltratar el medioambiente.

En El Matadero Frigorífico El Navazo abogamos por un trabajo encaminado a un consumo responsable de los productos del cerdo blanco e ibérico. En nuestra labor diaria contemplamos que esta responsabilidad no sólo resida en la exquisitez del producto porcino, sino también, en la realización de un proceso de transformación situado dentro de un marco ecológicamente sostenible.

Somos muy conscientes de la importancia del cuidado de la naturaleza y del enorme problema que suponen los impactos medioambientales negativos ocasionados por la actividad humana. Por ello, siempre trabajamos bajo la norma europea ISO 14001, de política y gestión medioambiental.

En El Matadero Frigorífico El Navazo estamos muy concienciados con el cuidado de nuestra madre naturaleza y por ello, los canales de faenado, donde llevamos a cabo las labores de transformación de la carne porcina, están conectados con un sistema de ultrafiltración que elimina todas las bacterias y los virus. Además, diariamente llevamos a cabo un consumo energético eficiente y la gran calidad del agua que utilizamos nos ayuda a ser muy respetuosos con el medio ambiente. 

         Con un gran empeño, en todo nuestro quehacer diario, abogamos por una gastronomía de diversidad natural en la que el cerdo ocupe el lugar que se merece, preservando el alimento porcino como parte fundamental de nuestra cultura; siempre apoyando la protección de la biodiversidad en las dehesas. 

En esta práctica, la interacción de los cerdos con los elementos naturales (árboles, hierba, bellotas…) característicos de este sistema de su crecimiento reduce los impactos ambientales de la porcicultura y presenta una reducción en los costos de su alimentación ya que los cerdos se nutren de los elementos proporcionados por la naturaleza. 

Por lo tanto, hay que tener en cuenta que la producción y transformación del porcino tiene grandes posibilidades para ser sostenible medioambientalmente. 

El sector porcino español, cada día media más por la calidad del producto y por un modelo de trabajo sostenible y respetuoso con el medio ambiente siguiendo los cánones de la Unión Europea… Y podemos asegurar que en El Matadero Frigorífico El Navazo realizamos una labor profesionalizada e innovadora, muy respetuosa con los animales y cumpliendo cien por cien estas normas; apostando continuamente -con nuestro granito de arena- por una gastronomía totalmente sostenible. 

Sostenibilidad, calidad gastronómica y salud son tres de nuestros pilares básicos.

Si quieres inaugurar el verano con barbacoa en tu casa y todavía no sabes qué carne comprar, desde el Matadero Frigorífico El Navazo te aconsejamos los mejores cortes del cerdo ibérico para que sea todo un éxito.

Las mejores carnes para la barbacoa son las que tienen mayor infiltración de grasa porque aseguran un sabor y una jugosidad; por eso la carne del cerdo ibérico es perfecta.

Costillas 

Las costillas de cerdo ibérico son una opción sabrosísima  y es una de las opciones preferidas de la mayoría de la gente. Si las haces correctamente tienes el éxito asegurado con los niños y los adultos. 

Lomo Ibérico

Este corte es ideal porque es perfecto para poder hacerte un montadito en cualquier momento. Además se trata de una pieza fina y magra, que apenas tiene grasa y es fantástica tanto para mayores como para los más pequeños. 

Panceta

Suele ser una de las protagonistas fundamentales de las barbacoas. Su excelente sabor y su textura crujiente la convierten en un bocado delicioso. Te recomendamos consumirla como entrante antes de las piezas más fuertes.

Chorizo

Suele ser uno de los productos más populares y que más se hacen en las barbacoas. 

Pero, hoy, además de estas piezas ricas y populares en estas reuniones veraniegas, también queremos hablarte de otros cortes especiales para hacer una barbacoa variada y diferente: 

El Secreto, Lagarto, Pluma y  la Presa son partes premium que últimamente están más de moda.  ¡Y no nos extraña!

Son cortes súper jugosos porque tienen mucha grasa intramuscular. De este modo, cuando entran en contacto con el calor, se encogen y sueltan un líquido que funciona como un antiadherente natural. Al gotear se impregna en la leña o el carbón y añade a la carne un sabor único. 

Para que consigas una comida de 10 con estas piezas, es muy importante que sigas, si no lo haces ya,  unos cuantos consejos para obtener unas brasas en condiciones:

-Espera a que desaparezca el fuego por completo y el calor de las brasas se reparta de manera uniforme por toda la parrilla. 

-Mantén una distancia prudente entre la parrilla y las brasas.

-Es muy importante que mantengas las mismas brasas durante todo el cocinado. 

Si consigues precalentar la parrilla de manera idónea le sacarás el máximo partido a estas piezas gourmet: que quedan crujientes por fuera y muy tiernas y jugosas por dentro. Sin duda, son piezas perfectas para los amantes de la carne a la brasa. 

Ah! y recuerda que no es necesario cocinarla con aderezos, ni salsas, debido a su extrema calidad. Un poco de sal –si es gruesa o en escamas mucho mejor- y a “chuparse los dedos”. 

Los cortes del cerdo ibérico han de consumirse al punto: dejarlos reposar unos minutos después de sacarlos de la parrilla permitirá que reabsorban los jugos y obtengan una textura y sabor irresistibles. De este modo, vas a notar que se deshacen en la boca. 

Desde el Matadero Frigorífico El Navazo te aseguramos que la carne porcina ibérica es perfecta para este tipo de cocinado. Tiene un gusto y una jugosidad inigualable. Te aconsejamos que lo descubras tú mismo cuanto antes. 

Seguro que estamos de acuerdo que durante el verano,  disfrutar de una rica barbacoa al aire libre con familia y amigos es uno de nuestros planes preferidos. Y muchos más cuando lo hacemos degustando productos de marca España y de gran calidad; cuidados y elaborados con mimo, como lo hacemos en El Navazo

Además sabemos: “Cuarenta sabores tiene el cerdo y –transformados con esmero- todos son buenos”.

La gastronomía española, e incluso, mucha de la extranjera, no se entendería sin la presencia del cerdo; y es evidente que su versión más exquisita, la ibérica, cada vez tiene más adeptos y mayor protagonismo en la alta cocina. 

Con el cerdo ibérico se pueden preparar platos excepcionales y deberíamos presumir de él como los franceses lo hacen del foie o los rusos del caviar. Los productos de este animal ibérico son todo un signo de nuestra identidad culinaria. 

Algo, o mucho, tienen que ver en este éxito con etiqueta gourmet, el excelente trabajo en las dehesas y en los mataderos frigoríficos como El Navazo donde, diariamente, nos esforzamos  para que la carne del cerdo ibérico sea protagonista de muchos de los platos elaborados en prestigiosos restaurantes.

Emulsiones, caldos, cremas, guisos, asados…de carne porcina ibérica forman parte de muchos de los menús degustación de restaurantes con estrella Michelín. Incluso, se ha llegado a incluir en los postres de sus cartas: manteca, chicharrones, tendones…etc, mezclados con miel, chocolates o azúcar han dado mucho juego a la pastelería de estos destacados restaurantes. 

Son muchas las ideas para cocinar recetas con cerdo ibérico, y cada vez se incluyen más los embutidos en los platos considerados gourmet. 

Quizás, el jamón ibérico ha sido el protagonista  inicial de la inmersión del cerdo en la cocina innovadora. Por ejemplo, hay que destacar que hace ya algún tiempo que forma parte de la fusión de cocinas, como en la japonesa, donde se elaboran auténticas exquisiteces incorporando el jamón de bellota 100% ibérico. El resultado son ricas recetas de gran intensidad y untuosidad. Con esta mezcla, por ejemplo, se permite disfrutar, además de una indudable exquisitez, de un trocito de cada cultura: la española y la japonesa.  

Pero también piezas como el solomillo, lomo, presa, abanico…etc, del porcino ibérico se dejan entrever en platos de famosas cocinas. Sin duda, el cerdo ibérico levanta pasiones entre los fogones de prestigiosos chefs que siendo conscientes de la excepcional calidad gustativa que posee ofrecen a sus comensales esta exquisitez. Por lo tanto, cada vez trabajan más con carne porcina ibérica para elaborar sus reconocidos platos gourmet.

Está claro que una de las claves para que una receta de cocina sea exitosa está en la selección de exquisitos ingredientes y, es por ello, por lo que los productos del cerdo ibérico de El Matadero Frigorífico El Navazo combinan a la perfección para elaborar deliciosos platos de la cocina innovadora. 

Sin duda, el cerdo ibérico, es uno de los mejores productos de marca España. Es todo un manjar al que muy pocas personas nos podemos resistir. 

El cerdo como te hemos comentado muchas veces desde el Matadero Frigorífico El Navazo es un animal particular, completo y distinguido.

Sin duda, es el protagonista principal de nuestra exquisita gastronomía y por lo tanto de nuestra dieta de alimentación.

Además, cabe destacar que el cerdo ibérico es un componente esencial del ecosistema de la dehesa.

A continuación vamos a destacar 12 características muy curiosas de este animal tan especial:

  • Como ya hemos mencionado en otras ocasiones; del cerdo ibérico se aprovechan casi todas las partes de su cuerpo: rabo, lengua, patas, morros, orejas, etc.
  • Puerco, cochino, marrano, gorrino, verraco…son varias las maneras para  denominar al cerdo en España.
  • “Gorrino” se llama al cerdo que no supera los 4 meses de edad, “verraco” al macho destinado a la reproducción; “cochinillo” o “lechón” cuando todavía son amamantados y “cochino” a los cerdos cebados y destinados a la tradicional matanza.
  • La camada de la cerda ibérica oscila entre los seis y ocho lechones. Como curiosidad queremos señalar que la camada más grande conocida hasta ahora está en 37 lechones , de los cuales 36 nacieron vivos y 33 sobrevivieron. 
  • Para dejar inseminada a la hembra, el cerdo destina, aproximadamente 30 minutos, además de necesitar una gran estimulación en sus órganos sexuales;  la eyaculación del cerdo puede llegar en algunos casos al medio litro.
  • Otra curiosidad es que ningún cerdo puede doblar su cuello hacia arriba. La causa: la peculiar manera de estar conectada su última vértebra con el cráneo.
  • El sentido más desarrollado del puerco es el olfato, por lo que en muchos lugares es utilizado para la búsqueda de trufas.
  • Un cerdo adulto puede llegar a beber más de 5 litros de agua al día.
  • La dentadura del cerdo está adaptada para masticar hierbas, ya que en estado salvaje son herbívoros. En cautividad son omnívoros y por eso comen también carne, aunque ésta debe de estar muy bien picada. 
  • Los cerdos no tienen glándulas sudoríparas. Por ello, una de sus aficiones es revolcarse y embarrarse para proteger su piel.
  • Pero sin duda, la característica a la que nosotros le damos más importancia, ya que es la que proporciona que el cerdo ibérico tenga una carne tan sabrosa y exquisita es la infiltración de grasa entre sus músculos; algo que consigue gracias a un defecto genético. 

En el Matadero Frigorífico El Navazo damos fe de ello y, trabajamos todos los días esforzándonos para que la carne porcina que llega a nuestros clientes sea de la máxima calidad posible. 

El Navazo; por y para el cerdo ibérico.

El cerdo ibérico es un símbolo nacional e incluso internacional de nuestra historia. Es un animal que nos proporciona productos exquisitos y que ha poblado siempre las grandes dehesas de la Península Ibérica: forma parte de un patrimonio histórico del que, en El Navazo, nos sentimos muy orgullosos.

El cerdo ibérico, desciende del Sus mediterraneus, el jabalí que pobló ambas orillas del Mare Nostrum, como la última raza porcina de pastoreo de Europa.

Como ya hemos mencionado en otras ocasiones, se trata de una raza diferente y única que se asentó en las dehesas ibéricas que, antiguamente, cubrían todo nuestro territorio nacional. Actualmente se reducen a las dehesas y los parques naturales de encinares y alcornocales del oeste y suroeste peninsular, considerados como su hábitat natural. 

Estos lugares geográficos, pertenecen a las comarcas españolas de Andalucía Occidental, Extremadura y Salamanca.

Pero si ahondamos en la historia más antigua; la existencia del cerdo ibérico se remonta al Neolítico donde algunas muestras de tallas en piedra reflejan que el hombre ya lo había domesticado. 

Buceando entre la historia de nuestros antepasados, cabe destacar la importancia del cerdo ibérico en el pueblo celta donde lo utilizaban en numerosos oficios de culto y lo consideraban sustento básico en su alimentación. Por su parte, los griegos veneraban a la diosa cerda y otorgaban facultades premonitorias a los porqueros. Además, llamaban a la “porqueriza”, Eubuleo, nombre que literalmente significa “buen consejo” y se le atribuían poderes mágicos. Por esto acudían allí cuando necesitaban favores del poder divino. 

En Esparta en las fiestas a las que más público acudía se repartía un caldo de cerdo, pan y vino; costumbre que recibía el nombre de “Caldo Cachuela”. En Creta rondaba la convicción de que Zeus tenía como mascotas a los cerdos y por ello, era un animal muy respetado. 

Y… qué decir de la importancia del cerdo ibérico en la época romana donde a su carne se le otorgó el rango de alimento regio. Además, a los romanos también se les atribuye la organización de la matanza y la venta de carne de cerdo ibérico. Incluso institucionalizaron la labor del carnicero como un oficio. 

Es evidente que este animal ha significado mucho para nuestros antepasados y sigue teniendo un valor extremo en la actualidad. Incluso como detalle afianzador de esta importancia, no debemos pasar por alto que a lo largo de la historia española -desde la época prerromana hasta hoy en día- nuestra literatura menciona al cerdo ibérico a menudo, destacando sus valorados productos.  

En el Matadero Frigorífico El Navazo estamos orgullosos de poder formar parte de la historia de este exquisito patrimonio histórico y gastronómico;  contribuyendo, con nuestro trabajo diario, a afianzar aún más, el valor del cerdo ibérico como producto excelente de marca española.

¡Siempre orgullosos de abanderar la calidad y exquisitez de este valioso tesoro gastronómico!