El cerdo como te hemos comentado muchas veces desde el Matadero Frigorífico El Navazo es un animal particular, completo y distinguido.

Sin duda, es el protagonista principal de nuestra exquisita gastronomía y por lo tanto de nuestra dieta de alimentación.

Además, cabe destacar que el cerdo ibérico es un componente esencial del ecosistema de la dehesa.

A continuación vamos a destacar 12 características muy curiosas de este animal tan especial:

  • Como ya hemos mencionado en otras ocasiones; del cerdo ibérico se aprovechan casi todas las partes de su cuerpo: rabo, lengua, patas, morros, orejas, etc.
  • Puerco, cochino, marrano, gorrino, verraco…son varias las maneras para  denominar al cerdo en España.
  • “Gorrino” se llama al cerdo que no supera los 4 meses de edad, “verraco” al macho destinado a la reproducción; “cochinillo” o “lechón” cuando todavía son amamantados y “cochino” a los cerdos cebados y destinados a la tradicional matanza.
  • La camada de la cerda ibérica oscila entre los seis y ocho lechones. Como curiosidad queremos señalar que la camada más grande conocida hasta ahora está en 37 lechones , de los cuales 36 nacieron vivos y 33 sobrevivieron. 
  • Para dejar inseminada a la hembra, el cerdo destina, aproximadamente 30 minutos, además de necesitar una gran estimulación en sus órganos sexuales;  la eyaculación del cerdo puede llegar en algunos casos al medio litro.
  • Otra curiosidad es que ningún cerdo puede doblar su cuello hacia arriba. La causa: la peculiar manera de estar conectada su última vértebra con el cráneo.
  • El sentido más desarrollado del puerco es el olfato, por lo que en muchos lugares es utilizado para la búsqueda de trufas.
  • Un cerdo adulto puede llegar a beber más de 5 litros de agua al día.
  • La dentadura del cerdo está adaptada para masticar hierbas, ya que en estado salvaje son herbívoros. En cautividad son omnívoros y por eso comen también carne, aunque ésta debe de estar muy bien picada. 
  • Los cerdos no tienen glándulas sudoríparas. Por ello, una de sus aficiones es revolcarse y embarrarse para proteger su piel.
  • Pero sin duda, la característica a la que nosotros le damos más importancia, ya que es la que proporciona que el cerdo ibérico tenga una carne tan sabrosa y exquisita es la infiltración de grasa entre sus músculos; algo que consigue gracias a un defecto genético. 

En el Matadero Frigorífico El Navazo damos fe de ello y, trabajamos todos los días esforzándonos para que la carne porcina que llega a nuestros clientes sea de la máxima calidad posible. 

El Navazo; por y para el cerdo ibérico.